...Y de nuevo empiezo

Andrés se ha levantado con la firme convicción de que hoy es un gran día.
Hoy Andrés quiere empezar a vivir la nueva y tal vez última etapa de su vida, y se va a preparar para ello.

Es día de limpieza, clareo y renovación.


VUELVO A EMPEZAR

Hoy he decidido hacer limpieza de casa, de recuerdos, de fantasmas.

Limpieza, clareo y renovación.
Quiero avanzar en mi vida, y la carga del pasado se refleja en todo lo que me rodea y no me deja. Demasiados recuerdos de tiempos pasados, a veces dolorosos, a veces felices, pero ya pasados.

Es hora de vaciar cajones, deshacerse de lo viejo, acomodar lo mínimo e iniciar el viaje hacia lo que me queda ligero de equipaje.

Con cada objeto tirado, es como un espacio libre en mi mente. Mi mente que ya no es tan clara, que está tan llena de achacosos recuerdos que no me queda en ella espacio para nuevos pensamientos.

Sí, hoy quiero liberarme de esta carga.
Grandes cantidades de libros que han de llenar de ilusión la vida de otros jóvenes a los que hará vivir aventuras, las mismas aventuras que yo viví con ellos.
Unas viejas postales descoloridas que me recuerdan un viaje ya olvidado.
Unos pañuelos que fueron pañuelos de estación y que ahora ya no sé a quien despidieron.
Todas estas pequeñas e inútiles figuras que ya han perdido su identidad; todo ha de ser quemado, para que el fuego suprima todo recuerdo que me ata al pasado y no deja que la nueva luz entre en mis pensamientos, en mi vida.

Hoy es día de limpieza de morada, de clareo de mente y renovación de ideas.

Cuando mi casa esté limpia de viejos, gastados y tristes recuerdos, entrará la luz, la nueva luz en forma de alegría con la que ella lo llenará todo.
Mientras hago sitio en mis cajones, noto cómo se aligera mi mente.
Con cada viejo elemento de dudoso valor decorativo que va desapareciendo de mi vista, un nuevo fantasma acusador se va de mi cabeza.
Sí, deshacerse de trastos inútiles ayuda a que desaparezcan los fantasmas que acosaban mi existencia y no me dejaban avanzar ni renovarme.

Tanto tiempo en el pasado no dejaba ver el futuro.
Con la luz que ella trae a mi vida, el presente es alegre, el pasado... un suave, cálido y leve recuerdo, el futuro,luminoso, cercano, atrayente.
Sí, hago limpieza...y de nuevo empiezo.

Estoy en el ocaso de mi vida y quiero que éste sea tan alegre, sereno y feliz como fue el pasado.
Me siento lleno de ganas de seguir, de vivir nuevas ezxperiencias, de compartir lo que tengo, lo que vendrá y, la alegría de empezar estará a mi lado.

Andrés a punto de inaugurar su sexta década, quiere tener nuevas ilusiones, nuevas prespectivas y cumplir añejos sueños, sueños escondidos en lo más recóndito de su ser, sueños que estaban esperando ser rescatados y realizados.
Ahora que Andrés no realiza ningún trabajo "renumerado" tiene tiempo, mucho tiempo y quiere vivirlo todo.

Andrés ha iniciado el otoño de su vida con la esperanza y alegría que le dan la luz de sus nuevos pensamientos

16 comentarios:

Pedro Delgado dijo...

Que no se preocupe Andrés. Si llena su vida como si empezara de nuevo todo le irá de maravilla. Que no piense en una etapa que se termina sino en otra nueva que empieza.

Después de siete años jubilado y tras cuarenta de docencia, a veces pienso, no sin cierta guasa, en ¿cómo me daba tiempo de ir a la escuela cuando estaba en activo?

Saludos flamencos

verdial dijo...

Muy buena la determinación de Andrés. Yo restoy segura que que haré lo mismo, aunque no en lo de desprenderme de esos objetos, fotografías, y recuerdos acumulados. Para mí son sumamente importante. Retomaría una vida nueva (de hecho ya casi que lo estoy haciendo, descubriéndome y aceptando mi entrada en la madurez), pero no dejaría atrás todo lo vivido.

Un abrazo

Pablo dijo...

Como dice Pedro, es una nueva etapa la que se inicia, y suele ser útil desprenderse de cosas (o de pensamientos) para dejar sitio para lo nuevo que pueda traer esa nueva etapa. Como dice mi madre, "Cuanto menos bulto, más claridad". Pues eso.
Un beso.

Sara dijo...

Ummmmmmmmmmm, después de leer con máxima atención ¡como siempre tus escritos! me da por pensar en si esto, tiene que ver conmigo de forma especial, ya que me veo muy reflejada en Andrés, me encanta cada cierto tiempo hacer una limpieza, clareo y renovación profundas de cosas que ya no merecen ser acumuladas, guardadas, respetadas, en cambio otras siempre irán con nosotr@s.¡Que bonita historia Dianina!
Un besote fuerte, fuerte

Diana dijo...

Hola
Pedro, Andrés sabe (yo se lo digo)que inicia una nueva y larga etapa y que la ha empezado de la mejor manera: renovándose y llenándose de energía.
--Verdial cielo, te queda mucho aún para deidir de qué te quieres desprender y de qué no.
El su momento seguro que todos tenemos claro qué eliminar y qué no.
--Pabliño, tu mamá tiene razón y a tí te quedan un montón de años para averiguarlo.
--Sarina, que de vez en cuando te deshagas de ciertos recuerdosu objetos no significa que sepas de qué va la cosa. Mi amiguiña, eres todavía una niña. Hablaremos en 20 años.
Atodos un biquiño y para André ánimo.
Diana.

Noche dijo...

Hacer una de esas limpiezas renovadoras,hace bien a todos, supongo que cuando sea mayor mayor lo haré, tal y como lo he hecho ya en varios momentos de mi vida.

Saludos Querida :)

josé javier dijo...

¡Qué bonita forma de iniciar la sexta década de la vida!
Andrés debe ser muy sabio.
Un abrazo. J.J.

La terapia de Rafaela dijo...

Diana!!! me has dejado sorprendida, pero me ha encantado tu fantansía, me parece super romántica. Te animo a escribir ese libro, y me apunto para ser uno de tus personajes. Quizás lo lea W. Allen y me proponga a mi ser una de las actrices, qué te parece mi idea?

bss

Diancecht dijo...

Al día siguiente, Andrés se despertará a las 7 de la mañana, como todos los días, y no podrá volver a dormir. Cansado de luchar contra sus párpados, que se niegan a cerrarse, se levantará y buscará inútilmente un sentido al día que comienza.

Se sentirá vacío en una mañana extraña, sin sus compañeros, sus quehaceres, sus responsabilidades ... aquello que sin saberlo lo había mantenido despierto durante tantos años.

No es el trabajo, es la gente, la actividad, el compañerismo, el café de media mañana, el sentirse parte de algo.

Claro que puede que a Andrés se le pase en un tiempo ...

Noche dijo...

Hola, tengo para ti un detalle en mi cuevita, pásate cuando gustes, estoy de celebración...habrá champagne y fresas

Cariños Nocturnos.

Diana dijo...

Hola
--Noche Hermosa, me pasaré por tu cueva.
--JJ. Sí, Andrés es un hombre sabio...y sensato, sabrá vivir su nueva vida.
--Rafaelita, tú si que tienes fantasías!, Woody Aleem está esperando por uno de mis cuentos, no lo dudes.
Niña!, un besiño.
Un biquiño para todos.
Diana

Diana dijo...

Hola
Dian!!!!!!, Has vuelto!!!
Me encanta saber de tí, se te ha echado mucho de menos.

Bicho: al día siguiente, Andrés se despertará -por costumbre- a las 7 y no luchará por cerrar los párpados, porque le encantará iniciar un nuevo día y ejecutar los planes que se ha hecho y los que surgen en cada momento de su nueva vida. Sí, Andrés no tiene que buscar desesperadamente un sentido a su vida, su vida está llena de ilusiones y vivirlas es lo que le da sentido.
La nueva responsabilidad de Andrés es vivir lo que le queda con los suyos, ser feliz participando de todo lo que le rodea.
Dian, bienvenido, un biquiño y escribe de nuevo, anda.
Diana

josé javier dijo...

Holaaaaaa. se te echa de menos por Céfiro del Oeste.
Un abrazo. J.J.

josé javier dijo...

Sólo se desorienta quien no tiene bien marcado su rumbo...
Para nada creo que tú no lo tengas, así que fíjalo bien y ¡adelante!
Un abrazo. J.J.

La terapia de Rafaela dijo...

Sé que es un cuento!! pero tengo que ponerlo en mi lista de prioridades, hacer limpieza, organizar la casa, para deseastascar la energía.

bss

Diana dijo...

Hola. JJ. gracias pòr tus palabras.
Me pasaré por tu blog y aprovecharé para disfrutar de él.
Rafaeliña, como estoy aprendiendo, todos hemos de hacer "limpieza"
Seguro que de éso tú sabes más que nadie.
Niños, desde Coruña os mando un biquiño.

Más Entradas con estas Etiquetas



 
Un diseño de: La Blogueria