Os Sete muíños

Hoy ha sido un gran día. Un día lleno de pequeñas vivencias que me han hecho sentir llena de paz y felicidad.

8am:
Toca estirarse, ver qué tal mañana se presenta y tomar un té mientras ojeo el periódico y el correo (electrónicos, claro).



9am:
Nos dirigimos a Guitiriz, villa coruñesa a unos 50 km. que hasta hace algunos años era de paso obligado cuando se salía de Galicia hacia cualquier parte, pero que ahora sólo la visitas si te lo propones, y nosotras nos lo propusimos. Una vez allí, un café en el bar de la plaza y nos vamos a un lugar precioso, del que había oído hablar, pero que no conocía. Aparcamos el coche y como no podía ser de otra manera, no pusimos a caminar.
Caminamos sin prisas, admirando y disfrutando del paisaje, oyendo el ruido de las pequeñas cascadas de que se forman a lo largo del recorrido del río. También se oía el graznido de unos pájaros negros y grandes que resultaban bastante impresionantes.
Como dice el nombre de la ruta, caminamos siguiendo la orilla del río hasta que vimos los siete molinos, no están muy bien conservados, pero el entorno, el paisaje, el silencio y los sonidos, son espectaculares.
Tanto a la ida que me paraba cada metro para verlo y fotografiarlo todo, como a la vuelta, que ya lo miraba y admiraba sin tanta parada, me parecia estar paseando por un lugar lleno de magia.



12am
De vuelta al coche, y tras tomar un refresco y unas tapas típicas del lugar (zorza con patatas), nos vamos a visitar un monasterio cisterciense que está a 20 km, en Sobrado dos Monxes: Mº Sta María de Sobrado. Es este pueblo muy pequeño y muy bien cuidado, con hermosas casas de grande ventanales con pequeñas cristaleras parecidas a las de La Marina, en Coruña. No tuvimos mucha suerte; estaba cerrado al público hasta dos horas más tarde y además, algo que me causó una gran sorpresa, en la explanada del monasterio, vivían en sus caravanas y furgonetas unas familias de etnia gitana, la verdad es que no me pareció el lugar mas apropiado para que estuvieran, no ellos (los gitanos), si no nadie, es un lugar para admirar y disfrutar con la tranquilidad que se respira en este tipo de lugares, y ver que todo el frente de la fachada principal y la entrada estaba tan ocupado, me sorprendió y no pude fotografiar el entorno.
De cualquier manera, esto no fue motivo que alterara el maravilloso día que estaba pasando.



3pm
Ya en casa, un bañito, un ratito de sol debajo de un sauce y a ver el partido, partidazo de la selección de baloncesto (ganamos, por supuesto).
Luego otro baño, un partido de fútbol y a descansar, que mañana es otro día.

Así ha sido un día para mi maravilloso, un día los que te hacen sentir que la vida puede ser una gozada.

5 comentarios:

Ricardo Miñana dijo...

Estuve el pasado año en Galicia, visite desde Orense, A Coruña,
Santiago, Pontevedra, hasta la Guardia con la frontera de Portugal, me gustó mucho, y me encantan esas rutas para senderismo.
que tengas un bonito fin de semana.
un abrazo.

Diana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sara dijo...

Que bonito Diana....son tantos sistios por recorrer, tantos hermosos parajes que hacen a una disfrutar... y sentir que vivir en este planeta nuestro es un privilegio auténtico, veo que ¿te has dado tú también a los senderos? jajajaja, disfruta mucho amiga, a ver para cuando puedo escaparme a tu tierriña.

abrazotedecisivo

verdial dijo...

Que día tan maravilloso, lo he vivido paso a paso contigo conforme iba leyendo. Lugares de ensueño y de paz.

Preciosa tu entrada y preciosa Galicia.

Un abrazo

eva dijo...

Es muy bonito

Más Entradas con estas Etiquetas



 
Un diseño de: La Blogueria