Una Ayuda...desinteresada.

Como todas las mañanas, Carla hace el recorrido por la planta.
Se va encontrando con todos los profesionales del servicio, con los distintos miembros de la plantilla.
A algunos no los conoce, pues siempre hay gente nueva, gente que va y viene, que trabajan unos días y luego no vuelven más.
Pero a los de siempre los conoce y la llaman por su nombre.

Carla es "la señora de la limpieza" de un hospital de provincia. No es pequeño, pero tampoco lo suficiente grande como para no conocer a todo el personal.
Conoce al personal y se saluda diariamente con todos y cada uno de ellos.

-Hola, qué tal?
-Bien, gracias....

Y, así día a día durante años.

Hoy, como todas las mañanas, al pasar por delante del despacho de la asistenta social:
-Hola, Teresa, qué tal?
-Mal, muy mal. Qué te parece?

Y Carla, que como todos los días iba a seguir su camino, se quedó allí, pasmada, sin saber qué hacer ante una Teresa hecha un basilisco, alterada, enfadada y ya agarrándole el brazo...

Por fin Carla reacciona y pregunta qué ha pasado.

Teresa, casi sin habla, se sienta al fin, y abatida le cuenta.
-Es el desgraciado ése, el que viene a menudo a buscar ropa y dinero para irse a su casa, el Pedro, lo conoces?

-Pues... no, creo que no.

-Sí, mujer, el chico ese de Bilbao, el pringadiño ése de tantas veces...

-Ah sí, creo que sí... (por supuesto que la pobre de Carla ni idea tenía de quién estaba hablando, pero...)

-Pues, fíjate que hoy vino a curarse las manos, se la había cortado con un cristal que se le rompió. Y, ya suturado, me llamaron porque decía que no se iba, pues no tenía dinero para ir a su casa. Pues allí voy yo, a ver qué puedo hacer por él, una vez más. Al llegar con algo de ropa y unos cuantos euros, me lo encuentro esperándome.

-Hola, me puedes ayudar a abrir esta cremallera? Yo no puedo, tengo las dos manos vendadas.

-Claro, y le abro el bolso pensando: qué raro, qué hace este tío con este bolso? Pero bueno, no le di importancia y después de darle el dinero y llamarle al taxi, lo dejo. Al llegar aquí, me suena el teléfono:

-Te necesitan en Curas.

Pensando que era él otra vez allá me voy, con la intención de mandarlo al carallo, por abusón.

-Es un aprovechado, sabes? Siempre me dice que se va a casa con su madre, pero yo sé que no se mueve de aquí, y vete tú a saber en qué se gasta lo que le doy!

-Ya, estos pobres chicos son así....

-Llego allí y no veo al Pedro por ningún lado, pero sí veo a una señora que está prácticamente llorando. Una enfermera me dice que alguien le ha robado el bolso y ahora no tiene dinero para llamar a la familia para que la vengan a buscar ni el carnet, ni las llaves de casa, ni... ni...

Yo ya no oía nada, sólo estaba poniéndome enferma. Enferma de rabia, de humillación.
Ahí está una pobre mujer llorando y una enfermera esperando que yo solucione un problema. Y ahí estaba yo, sabiéndome cómplice de un ladrón.
El Pedro había tenido la desfachatez de robar un bolso y de pedirme que le abriera le cremallera.

Yo, sólo yo, le había ayudado a robar el dinero de esta pobre mujer!
Y, qué hago yo ahora? Si cuento la verdad voy a quedar como una idiota, si no lo cuento, pueden echarle la culpa a la enfermera... Carla, fíjate qué papelón me ha montado el desgraciado éste!!!

Así que no me quedó más remedio que contarles que yo misma había ayudado al ladrón y les conté.

Carla, hasta la mujer ésa se rió de mi! Creo que aún se están riendo! Carla, si ése aparece por aquí , lo mato. De veras que lo mato!

Pobre Teresa y... pobre Carla, se muere por reírse, ya no puede aguantarse, pero sabe que no debe reírse de la pobre Teresa.

Se despide y cuando ya se ha alejado un poquito, da rienda suelta a su hilaridad.
Los que por allí pasaban mirándola pensaban:

"Cómo está el mundo, dios mío cómo está!! Será que las fregonas de ahora hablan con la gente?"

20 comentarios:

Pablo dijo...

Muy bueno.
Gracioso y, aunque seguramente ficticio, posible. Seguro que cosas así pasan en la realidad.
Un beso.

Diana dijo...

Hollla Pablo.
Sí, cosas así pasan en la realidad.
Te dejo en la duda de si es o no es
Claro que algo es.
Porque ser es.
Un biquiño desde Coruña.
Diana.

Sara dijo...

Dianina...mira que eres pilliña, jejejeje.
A Trabajadoras Sociales tengo yo conocidas historias para mondarte...y es que nos las intentan meter dobladas...me imagino que esta es real como la vida misma.
Pero mira que tiene gracia esta chica,como cuenta todas las cosas, pero si tenemos aquí un tesoro de la prosa, ¡torera, torera, torera!...
un besazo y te nomino para el Planeta ya.

Txema Oleaga dijo...

Tenías razón, me he reído un rato. Conozco a uno que una vez ayudço a unos operarios de mudanzas a llevar varios muebles a un capitoné desde el piso de su vecino. Al día siguiente se enteró que eran unos ladrones profesionales. Por cierto, sí que era un "pringadillo" de Bilbao, aunque no se llama Pedro. Musu bat.

Por cierto oito ZORTZI da

Fernanda dijo...

Muy divertido Diana!!
Cariños

FERNANDA

Sirena Varada dijo...

¡¡¡Buenísimo!!!

Un texto lleno de frescura (y nunca mejor dicho), divertido y ¿real?

Un beso, artista!

Diana dijo...

Hola
-Sara, la verdad es que eres la leche. Me has dicho lo que te pareció "En su dedo" uno y dos, pero no debió de gustar "Aventuras de un libro", non sí?
Bueno, ya ves.
Un biquiño, impulsora de prenmios.
Nos vemos.
Diana

Diana dijo...

Hola.
Txema, me alegro que te hayas sonreído.
...Y, es que en el día a día ocurren anécdotas para dar y contar.
He leído tu último post, sigo queriendo a alguien como tú en mi ayuntamiento.
Txema, verás cuando alguien que yo me sé me diga cómo se dice 372412 y te los envíe. A ver si mejoras éso.
Mientras desde Coruña te envío nove.
Diana.

Diana dijo...

Hola
Fernanda, te has reído?. Esppero que sí. Jo, es una pasada reirse de verdad de vez en cuando.
Un biquiño desde aquí, seguro que a través del Atlántico te llega.
Diana.

Diana dijo...

Hola
Sirenita, porqué no te das un paseo a nado y te acercas a alguna de las muchas y hermosas playas de Coruña?
Sí, muy freco el muchacho.
Venga Sirenita, desde Coruña te envío un biquiño
Diana.

Una española en Eslovenia dijo...

Hola!!
Gracias por la visita a mi blog. Anduve algo ocupada esta semana en el trabajo, así que desconecté un poco de internet.
La historia muy curiosa, especialmente si es real. La de cosas que pueden pasar en un hospital! Da para escribir un libro... :)
Besos, pasa un buen fin de semana.

Gata Negra dijo...

Ahhh que delicia leerte relatando algo "diferente" a lo que estaba acostumbrada. Todavía no conocía tu faceta divertida en tus cuentos.

Me has hecho reir :)

Feliz fin de semana, besicos!!

Armida Leticia dijo...

Gracias por la visita a mi blog. Te invito a que pases por mi otro espacio, universopersonal.blogspot.com.

Me gustan tus historias, seguiré visitándote, como conclusión a tu relato; yo digo que siempre se debe decir la verdad, porque si dices una mentira, esa te hace inventar otra y otra ...


Saludos desde México.

josé javier dijo...

Diana, real como la vida misma. Buen relato. J.J.

Anónimo dijo...

Cada cuento que leo tuyo me gusta más. Quiero saber de donde los copias. Tienes muy buen criterio para escogerlos.
Muy buenos cuentos, si señora.
Cuando tenga una cuenta te doy la direccion para que me la pongas.
Te mando un bexo desde pontevedra, casi a tu lado.

Oscar Alonso dijo...

Hermoso de verdad, Diana. Uno de estos días colgaré una entrada sanitaria que espero te descoyunte la mandíbula de reír, porque uno, además de escribir, habita un hospital de 8 a 3.

Moreno71 dijo...

Ironías de la vida que suelen suceder, y ante las que lo mejor es reírse. A veces la vida tiene un humor muy particular, y lo mejor es tomerlo con filosofía.

También me quedó al duda si será del todo ficticio, Diana.

Como siempre, un placer leerte. Te envío un abrazo muy fuerte.

Diana dijo...

Hola
He de decir algunas cosas y en ello estoy.
A) Anónimo, gracias por tu visita, por tus elogios( que para mi pesar no son tales) y por tu comentario.
Sólo decirte que los cuentos, no son una buena elección, ni un buen criterio , son producto de una mente que cuenta con un par de neuronas y a veces se ponen a imaginar historias o historietas, pero a imaginarla, no a seleccionarlas.
Anónimo, para bien o para mal, lo que escribo es de mi invección, de mi propia cosecha, ojalá fueran gran reserva, pero qué le vamos a hacer! Todo, todito, todo propiedad privada.
B) Óscar Alonso ( sé que debería decir con respeto Don óscar..., pero ya sabes, donde hay confianza, da asco) Graciñas por venir hasta aquí y leerlo.
Por qué me odias?. Por qué deseas que me descoyunte la mamdíbula?
Anda que no eres malo!.
Buano, como creo que se trata de un matasanos, no me importará y espero con ansia tu post, pasaré por tu blog a diario (ya pasaba, pero no se lo digas a nadie)
C) Moreno gracias por lo dicho, Siampre sabes qué decir y cómo. Se te echaba mucho en falta, más que mucho: muchísimo.
Espero que ahora que has vuelto, no desaparezcas más, Esperamos tus relatos.
Un biquiño desde Coruña a los tres.
Buano,dos biquiños, que para algo empiezo hoy mis vacaciones.
Diana.

gsantamaria dijo...

Hola, Diana,

Me ha gustado el relato. Conozco bien la tierra de la morriña, y le tengo un cariño muy, muy especial. Neste sentido, e sendo eu de Bilbao, non me importaría poder ser un pouco coma o "pringadiño"...

Por cierto, también me gusta el escudo que has colgado en el margen superior izquierdo del blog ;-)

Un saludo.

MARNIE dijo...

Como todo lo que he leído tuyo.. me ha encantado!!
Espero que lo estés pasando de miedo..
(ladran los perros?) ayyyy...
Besos desde tu tierra

Marnie

Más Entradas con estas Etiquetas



 
Un diseño de: La Blogueria